miércoles, 26 de enero de 2011

Varios juegos II: auto valoración, conciencia, superar barreras, sensibilización

¿QUIÉN SOY?


OBJETIVO: Conseguir que la persona tenga conciencia de sí misma.

TIEMPO: Duración: 30 Minutos

TAMAÑO DEL GRUPO: 20 Participantes

LUGAR: Un salón amplio bien iluminado acondicionado para que los participantes puedan escribir cómodamente.

MATERIAL: Un cuestionario para cada participante. Lápiz para cada participante.

DESARROLLO

I. El instructor da a cada participante el formato para que lo conteste en forma individual.

II. Una vez que han contestado el cuestionario, el instructor hace una reflexión sobre lo que comúnmente contestan las cuando se les pregunta ¿Quién eres? Normalmente contestan que tienen, estado civil, etc. pero rara vez se descubre la esencia de la persona.

III. El instructor en sesión plenaria provoca comentarios en grupo por voluntarios que quieran aportar sus respuestas.

IV. El instructor puede guiar los comentarios a través de las siguientes preguntas:

A). ¿Qué dificultades tuvieron al llenar el cuestionario?

B). ¿Qué pregunta fue la más fácil o la más difícil?

C). ¿Cómo se sintieron al contestarlo?

D). Etc.

V. El instructor guía un proceso para que el grupo analice, como se puede aplicar lo aprendido en su vida.


HOJA DE TRABAJO

¿QUIÉN SOY?

Como persona:

1. Mi ___________favorito (a) es:

2. Si pudiera tener un deseo, sería:

3. Me siento feliz cuando:

4. Me siento triste cuando:

5. Me siento muy importante cuando:

6. Una pregunta tengo sobre la vida es:

7. Me enojo cuando:

8. La fantasía que más me gustaría tener es:

9. Un pensamiento que aún sigo teniendo es:

10. Cuando me enojo, yo:

11. Cuando me siento triste, yo:

12. Cuando tengo miendo, yo:

13. Me da miedo cuando:

14. Algo que quiero, pero que me da mido pedir, es:

15. Me siento valiente cuando:

16. Me sentí valiente cuando:

17. Amo a:

18. Me veo a mí mismo (a):

19. Algo que hago bien es:

20. Estoy preocupado (a):

21. Más que nada me gustaría:

22.Si fuera anciano (a):

23. Si fuera niño (a):

24. Lo mejor de ser yo es:

25.Odio:

26. Necesito:

27. Deseo:


....................................................................................................


REUNIÓN DE FAMILIA

OBJETIVo

I. Asociar a los participantes con diferentes tipos de personalidad.

II. Tomar conciencia de los efectos de diversos estilos de personalidad en la comunicación.

TIEMPO: Duración: 90 Minutos

TAMAÑO DEL GRUPO: Ilimitado

LUGAR: Un salón amplio y bien iluminado, acondicionado para que los participantes puedan escribir.

MATERIAL: Hojas de papel y lápiz para cada observador.


DESARROLLO

I. El Facilitador forma subgrupos de hasta 15 participantes.

II. El Facilitador explica a los participantes que cada subgrupo constituye una familia formada por: padres, hijos y otros parientes.

III. Les indica que cada subgrupo deberá preparar una dramatización, específicamente sobre una fiesta de cumpleaños, en donde cada papel será desempeñado ateniéndose estrictamente a alguna de las siguientes características de personalidad:

el/ la quejoso/a;

el/ la super razonador/a;

el/ la apaciguador/a;

el/ la simpático/a;

el/ la víctima/a;

el/ la censurador/a;

el/ la bueno/a.

IV. Así mismo, les menciona que pueden elegir otras características.

V. Terminada la preparación de las dramatizaciones, el Facilitador reúne al grupo en sesión plenaria e indica al grupo que funcionarán como observadores de los actores. Para lo cual, tendrán que tomar nota del tipo de personalidad que ve representada en cada personaje.

VI. Los subgrupos presentan su dramatización y los observadores toman nota de la personalidad de los personajes.

VII. Al final el Facilitador junto con los participantes comentan sus reflexiones sobre la vivencia en los distintos papeles y tipos de personajes.

VIII. El Facilitador guía un proceso, para que el grupo analice como se puede aplicar lo aprendido a su vida.


.....................................................................................



T´AI CHI CHUAN


OBJETIVO

I. Desarrollar integralmente un relajamiento sencillo balanceando los movimientos y la actividad.

II. Facilitar para que descubran su "centro" o equilibrio en el aquí y el ahora.

TIEMPO: Duración: 60 Minutos

TAMAÑO DEL GRUPO: Ilimitado.

LUGAR: Un salón amplio bien iluminado acondicionado con una alfombra de pelo corto para que los pies de los participantes puedan resbalarse.

MATERIAL:

Una grabación con música suave, rítmica y calmada.


DESARROLLO

I. El Facilitador empieza con una breve descripción del t'ai chi y la forma en que debe usarse:

T'ai Chi Chuan es una antigua disciplina china practicada para mejorar la salud, para meditar, como ejercicio, para liberar energía ("Chi") y para autodefensa.

La lenta liberación de los movimientos enfatiza el conocimiento integral de la persona; el conocimiento del cuerpo, la respiración, relajación y movimiento continuo; la mente alerta y serena: en el aquí y el ahora; el equilibrio y economía en los movimientos.

Aunque hay formas clásicas para aprenderlo esto requiere de muchos años de aprendizaje, la esencia del T'ai Chi es la expresión de uno mismo a través de integrar los movimientos, todos los días de la vida.

II. Se pide a los participantes se coloquen alrededor del salón, dejando espacio suficiente para movérsele Facilitador les dice que ellos experimentarán con sus cuerpos a medida que se den las instrucciones. Se les sugiere que presten atención a los sentimientos y a los cambios de humor que se presenten durante el ejercicio, y a las diferentes áreas de tensión; así como a la sobre compensación del equilibrio durante los movimientos. Se explica que "la mayor parte del tiempo no hacemos caso de los mensajes corporales sutiles, la economía en los movimientos y las tensiones musculares crónicas que se presentan por movernos rápidamente de donde estamos, a donde queremos estar". Generalmente ignoramos o damos por sentado la vida interior, el proceso del movimiento.

III. El Facilitador pone la música de fondo e inicia: el movimiento del T'ai Chi Chuan, haciendo pausas entre cada uno al darles las instrucciones:

1. Separen los pies hasta quedar paralelos con los hombros. Lentamente doblen las rodillas. Escuchen interiormente; sientan la postura de su cuerpo, las ligeras tensiones y contracciones, escuchen los latidos de su corazón, escuchen su respiración.

2. Lentamente, con las rodillas dobladas, levanten la pelvis y la cadera hasta que quede paralela al suelo. Ahora usen la pelvis para acunar su estómago y los intestinos en ves de sujetarlos al diafragma. Para respirar usamos el diafragma y no el pecho. Relajen los hombros y el pecho y respiren con el diafragma, con la parte inferior del abdomen. Justo cuando esto suceda relájense y respiren lenta y regularmente.

3. Enfoquen su atención en el estómago, unos cinco centímetros abajo del ombligo. Este es su "tant'ien", su "centro". Empleen la fantasía, imaginen una gran bola de fuego o un horno en ese lugar, que mandará chorros de energía a cualquier parte de su cuerpo. Sienta fuerte y sólido en su tant'ien.

4. Con su tant'ien, los haga sentir fuertes de abajo de la cintura, permitan que la parte superior de su cuerpo se haga ligera, dejen flotar su cabeza. Déjenla girar lentamente en pequeños círculos hasta que encuentre el punto dónde su cabeza está en equilibrio, la cara hacia delante y la barbilla ligeramente hacia abajo. Imaginen que la parte superior de su cabeza está sostenida por un delgado hilo desde el techo o el cielo. Entre su abdomen hundido y su cabeza flotando, la espalda estará derecha pero no tirante o rígida. La espalda deberá permanecer siempre perpendicular al suelo, de lo contrario habrán "roto la postura" y perdido el balance o crearán innecesariamente un distractor de tensión.

5. Nuevamente sientan el ritmo de la respiración e imaginen que la parte superior de su cuerpo es atravesada por olas de energía con cada respiración.

6. Mantengan la lengua sumergida contra el paladar (Esto afecta la corriente de energía)

7. Enfoquen su pensamiento en las piernas. Piensen que su peso está bien distribuido. En el T’ai Chi nos enfrentamos continuamente a cambios opuestos: YIN y YANG- positivo y negativo, fuerte y débil, activo y pasivo, etc. Trasladen todo su peso de una pierna a la otra muy lentamente. La pierna que sostiene el peso es su pierna "fuerte", "llena" o sea YANG. Cuando pase su peso a la otra pierna, aquélla se convierte en la "ligera", "débil" o YIN. Los movimientos continúan cambiando YIN a YANG y nuevamente al contrario.

8. Manteniendo las piernas dobladas y rectas, de un paso hacia adelante, muy lentamente, pisando primero con el talón. Dejen que sea un paso "vació", sin peso ni energía, pasando poco a poco, hasta que todo el pie se apoye en el piso. Continúe caminando lentamente en la misma forma hacia adelante, apoyando el talón primero, luego todo el pie y finalmente cargar el peso del cuerpo.

9. Ahora de un paso hacia atrás teniendo cuidado de "mantener la postura" Al caminar hacia atrás apoye primero los dedos de los pies nuevamente con un paso "vació" hasta que todo el pie esté apoyado, luego cargue el peso del cuerpo. Continúe caminando hacia atrás.

10. Ahora experimente caminar hacia adelante, hacia atrás y de lado a lado, experimentando el cambio de la carga del peso del cuerpo. Muévase lentamente para que pueda enfocarse en la sensación y no en el movimiento. Imagine la energía de su tant'ien recorriendo sus dos piernas una y otra vez.

11. De la misma forma en que sus piernas están una frente a la otra en posición T’ai Chi, se encuentran también sus brazos y la parte superior de su cuerpo están en posición opuesta a la mitad inferior. Mientras usted se mueve, sienta como una pierna se vuelve "pesada", así como el brazo del lado opuesto. La otra pierna y su brazo opuesto están "ligeros". En tanto usted se mueve y el peso del cuerpo varía, el lado opuesto es el que experimenta "la carga". Nuevamente imagine la energía de su tant'ien recorriendo sus brazos y piernas.

12. Vivimos en un océano, un universo de energía. Con cada movimiento imagine que está nadando a través de esa energía. Sienta el movimiento de su cuerpo a través de ese océano. Relájese completamente, usando solamente los músculos necesarios para cada movimiento. Permita que sean sus dedos los que guíen el movimiento de sus brazos. Imagine corrientes de energía surgiendo de las palmas de sus manos y las puntas de sus dedos.

13. Cuando siga su corriente de energía, ésta lo moverá. Todo movimiento es circular, tan largo como para semejar una línea o tan pequeño como parecer un punto.

14. Experimente con sus propios movimientos. Use todo su cuerpo como si fuera una sola pieza. Muévase hacia arriba y hacia abajo, hacia adelante y hacia atrás, de lado, hacia dentro y hacia fuera. Contrayéndose y expandiéndose.

15. Mientras se mueve, haga conciencia de su respiración. Deje que su respiración corresponda a su movimiento. Exhale mientras se mueve para abajo, hacia atrás o hacia dentro; inhale cuando se mueva hacia arriba, hacia adelante o cuando se expanda.

16. Utilice su visión periférica y manténgase abierto a todas sus sensaciones. No enfoque su atención a una sola cosa porque de esa forma se limitaría. Siga la corriente de su estimulación sensorial. Haga conciencia de la sincronía de los movimientos de su cuerpo y de los demás que se mueven a su alrededor.

17. Nuevamente imagínese moviéndose en un océano de energía. Mientras alguien se mueve y crea una ola, llénese con su propio movimiento, mientras alguien más ocupa el espacio que usted deja. Deje que todos los movimientos sean tan lentos como sea posible, complementándose con los movimientos de los demás. Todos los participantes están conectados por las mismas corrientes en el océano de energía.

VI. Siguiendo las instrucciones para los movimientos T'ai Chi Chuan, los participantes son alentados, para que experimenten concienzudamente el uso de los principios, en los movimientos cotidianos. El Facilitador dice que lo que ellos descubrieron es la esencia del T’ai Chi. Sugiere que intenten los movimientos durante diez o quince minutos en las mañanas, y también otro tanto por las noches y durante sus actividades del día.

VII. El Facilitador guía un proceso para que el grupo analice, como se puede aplicar lo aprendido en su vida.


.............................................................................................


VOLVER A VIVIR


OBJETIVO: Estimular el contacto con la historia personal.

TIEMPO: Duración: 60 Minutos

TAMAÑO DEL GRUPO: Ilimitado

LUGAR: Un salón amplio e iluminado. Acondicionado para que los participantes puedan estar cómodos y no existan distracciones.

MATERIAL: Ninguno


DESARROLLO

I. El Facilitador da a conocer a los participantes el objetivo del ejercicio y les da las siguientes instrucciones en voz baja (Es conveniente poner una música de fondo que facilite la meditación):

1. Pónganse lo más cómodos posible, relajados, cierren por un momento los ojos, y mientras, presten atención a su respiración.

2. Cuenten hasta 10 y al contar tomen todo el aire que puedan.

3. Retengan el aire mientras cuentan hasta 10.

4. Exhalen el aire y cuenten hasta 10.

5. Quédense sin aire y cuenten hasta 10.

6. Repitan el ejercicio anterior tres veces.

7. Vamos ahora, a hacer un viaje a nuestro propio pasado más remoto. Cada uno trate de imaginarse a sí mismo como un bebito recién nacido.

8. Ahora, imagínese ser un bebé de 1 mes. Dense cuenta de cómo se siente, qué necesita... qué lo pone contento, qué le incomoda, qué le da miedo, cómo lo tratan su mamá... su papá.

9. Imagínese que tiene 3 meses. Dense cuenta de cómo se siente, qué necesita... qué lo pone contento, qué le incomoda, qué le da miedo, cómo lo tratan su mamá... su papá.

10. Ahora tiene usted 6 meses. Dense cuenta de cómo se siente, qué necesita... qué lo pone contento, qué le incomoda, qué le da miedo, cómo lo tratan su mamá... su papá.

11. Imagínese de 9 meses. Dense cuenta de cómo se siente, que necesita... qué lo pone contento, qué le incomoda, qué le da miedo, cómo lo tratan su mamá... su papá.

12. Imaginen que empiezan a gatear, a pararse sostenidos, a dar los primeros pasos, qué sienten, qué necesitan ahora, cómo se sienten dando los primeros pasos... subiendo a las sillas y sillones... articulando las primeras palabras... cómo se sienten cuándo les dicen ¡ NO, hagas eso! ... y cuándo ven juntos a papá y mamá... qué sienten...

13. Poco a poco el Facilitador les pide a los participantes que vayan volviendo al momento actual, lentamente abren los ojos y experimentan cómo se sintieron.

II. El Facilitador invita al grupo a comentar su vivencia:

¿De qué se dieron cuenta?

¿Qué aprendieron?.

III. El Facilitador guía un proceso, para que el grupo analice como se puede aplicar lo aprendido a su vida

.............................................



2 comentarios:

Fredy Armando Cardús dijo...

!Gracias por las buenas dinámicas! me servirán para trabajar con mi grupo juvenil. El autoconocimiento, la comunicación, la integración de manera creativa.!!!

Fredy Armando Cardús dijo...

!Gracias por las buenas dinámicas! me servirán para trabajar con mi grupo juvenil. El autoconocimiento, la comunicación, la integración de manera creativa.!!! Fredy A. Cardus

Espacio Pliegues

Espacio Pliegues
Consultoría en Organización